Comunicar desde lo que queda

Estos días nos estamos acordando especialmente de nuestra querida amiga Bego, una de las almas que dio forma a Moving Your Soul – Otra manera de vivir el Alzhéimer. Queremos dedicarle un recuerdo especial estos días, que hace un año que nos dejó. Os copiamos aquí un texto que publicó en el blog que tenía en el Economista, en un post en que precisamente hablaba de Moving Your Soul y explicaba una anécdota muy enternecedora y llena de sabiduría.

Bego ya se fue, pero también nos sigue comunicando desde lo que queda… y seguiremos agradecidas para siempre…

“Estas semanas de ausencia en la escritura del blog,  han estado dedicadas a ‘Moving Your Soul. Otra manera de vivir el Alzhéimer’, un proyecto -web, www.movingyoursoul.com  que acabamos de lanzar cuatro mujeres coaches comprometidas con hacer un poco más habitable el mundo. En esta web muchos testimonios comparten su experiencia de comunicación con sus familiares afectados de Alzhéimer u otras demencias. La novedad es que esta web  pone el acento en mantener la comunicación y la relación  desde lo que queda,  no desde lo que se ha perdido por la demencia.

He dado muchas vueltas a este propósito y como necesito experimentar para saber, me he lanzado a residencias y centros a conocer la realidad del Alzhéimer y de cómo algunas personas logran superar esa barrera de lo terrible y entrar en relación con su familiar. Algunos días volviendo a casa contenta por algunos progresos en mi propia investigación, otros rota ante las escenas de dolor. Y un día conocí a un hombre, Antonio S. que iba todas las tardes a visitar a una mujer. Habían sido novios de jóvenes. Luego, él emigró a América Latina y continuó su vida, hasta que se retiró y sin hijos, ni esposa, decidió regresar a España.

¡Qué detalles tiene usted. Las dos veces que le he visto, traía flores!, le dije una de las tardes que coincidimos en el ascensor. ¿Es su esposa a la que visita?

No, y yo no vengo de visita, respondió sereno y con una mirada muy limpia. Yo vengo a estar.

Por un momento pensé en la película ‘ El hijo de la novia’ y una lágrima quiso asomar, y espontánea le pregunté ¿Qué quiere decir con estar?

Es diferenciar entre venir a verla  o estar con ella, en el lugar en el qué está ahora, respondió con sencillez.

Me va a disculpar, pero yo siento contradicciones en este punto porque la pobre mujer no sé si sabe si quiera dónde está, expuse abiertamente mis dudas.

No tengo nada que disculparte, -muy comprensivo- Sólo si se escucha, se toca, se siente, se está, puedes comunicarte con las personas que padecen esta enfermedad. No se han ido,ni deambulan como almas penitentes en el Limbo. Siguen aquí o es qué acaso son invisibles, alzó la voz reivindicativo y movió hacía arriba la mano. Es como una pintura, a veces el pintor, no necesita remarcar todos los trazos para dibujar un retrato.Y sin embargo,  el espectador nunca siente que le faltan líneas para completar la obra.

Me estaba quedando sin aliento por minutos al escuchar a ese hombre de pequeña estatura y de sabiduría tan inmensa y entonces con un hilo de voz, dije: ¿Así es como ve a su ser querido?

Sí, así es. Las flores le hacen entrar en la preciosa historia de amor que vivimos y que de alguna manera hemos retomado. Para mí ella sigue siendo la moreneta que cantaba en la ventana de su casa, allí en Lavapiés. Y no necesito más trazos para saber que a esa preciosa mujer que un día tuve que abandonar, sigue aquí.

Usted es un romántico de los que ya no quedan. Permítame que le llame don Antonio, le dije.

Yo sólo lo expongo, los demás lo silencia porque asusta vivir la realidad tal cual es. Cruda, dura, tremenda, pero también muy fuerte, muy bella. Hay que desear verla. Eso es lo que hacen los genios. Transcender moviéndose del lugar donde están, como Picasso. Disculpe mi simil, pero aquí surge mi pasión, profesión. He sido profesor de Historia del Arte durante 20 años.

¿Usted cree que todos podemos experimentar esto de lo que habla?, seguí curiosa y enganchada a su sabiduría.

Estoy seguro que sí. Claro, estoy requiere honestidad con uno mismo y aparcar nuestro ego. Ese que está lleno de máscaras y estereotipos. Pero fíjate, todos seremos viejos, decrépitos, feos, arrugados, desmemoriados, enfermos y seguiremos siendo personas. Aunque para ésto necesitaremos ser visto, escuchados, dignificados.

María es la mujer más afortunada del mundo, teniendo un amigo que la ve, como usted la ve. Le reconocí.

Mi pena es no habérla sacado de la casa de sus padres y haberla llevado conmigo a Venezuela. Así que mi consejo es que disfrutes siempre lo que queda ahí y ahora mismo, que siempre es mucho más de lo que se ha ido. Salió del ascensor y se dirigió a la sala, donde estaban las personas con Alzhéimer. De frente a María, vestida de azul y sentada en una silla con la cabeza ladeada, le entregó un lirio blanco y le dijo. Eres el amor de mi vida, moreneta.

Referencia: http://www.eleconomista.es/blogs/coaching-todos/?p=722

(Os recomendamos que echéis un vistazo a muchos otros textos que tiene en su antiguo blog, porque son realmente inspiradores)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *