La tarta de la ¨mamma¨

Aunque mi madre y yo nos queremos un montón, en realidad nunca tuvimos una relación fácil. Sin embargo, su enfermedad nos ha brindado un vínculo más estrecho y entrañable, nos miramos constantemente a los ojos, masajeo sus piernas, acaricio sus manos y su cara, ella levanta la cara para que la bese una y otra vez…

Todo esto es maravilloso, por supuesto, pero lo que más me reconforta es la cara que pone cuando llego: todo su rostro se ilumina, ella se emociona y yo siempre la saludo con un abrazo cariñoso y besos que las dos disfrutamos. Cuando mejor nos entendemos es cuando hablamos del pasado, y yo me apunto a actividades de la residencia en las que ella también participa: repostería y cocina, pintura, caminatas solidarias, eventos de fin de semana, cualquier cosa que la estimule. También damos largos paseos hasta el parque, al supermercado o a la tienda de la esquina a comprar su helado de menta favorito, y de vez en cuando nos acercamos a la iglesia.

Nuestra relación es así mucho más auténtica y afectuosa. Siento que mi madre ahora me ve por primera vez en mi vida y que yo, por mi parte, la veo de una forma totalmente nueva. La admiro por el enorme valor que hace falta para dejar su pequeña ciudad natal de Italia y venir a un país cuyo idioma desconocía y del que apenas sabía nada excepto que aquí había trabajo. Valoro tantas cosas que hizo en su momento… como las tartas de cumpleaños que siempre nos preparaba a mí y al resto de la familia. No recuerdo una sola vez que no recibiera su tarta. Por eso ahora he aprendido a hacer esa misma tarta para su cumpleaños y para la familia y los amigos.

La enfermedad me ha permitido ser más compasiva y paciente, vivir conscientemente cada momento que estoy con mi madre, quererla plena e incondicionalmente, y lo más importante, aceptar que “lo que será, será” y que “es lo que es”.

Siempre saludo y me comunico con sus compañeros de residencia y con el personal que tan buen trabajo realizan cuidando de mi madre; a ellos también los quiero, ahora son la familia de mi madre y para mí es importante mostrarles el mismo respeto que me enseñaron que debía tener con todos mis familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *