Mensajes con temporizador

Javier y su abuela Juana y su tía abuela María Deogracias España

Incluso después de que ellas se fueran siguen enseñándome el camino. De algún modo, dejaron dentro de mi mensajes con temporizador que se están abriendo en mi interior cuando llega el momento preciso. Una cosa estoy seguro, el conocimiento no se transmite sólo con palabras, a veces se transfiere con un simple beso, con un abrazo o, lo que es más increíble aún, pasa de un corazón a otro a través de una mirada. Cuando estaba con ellas no estaban allí mis parientes, sino “ellas” como seres independientes, únicos, irrepetibles, esenciales, sin protocolos, sin rangos. La relación era de corazón a corazón. La mejor manera de comunicarnos era escuchándonos, aun en silencio.
Ellas se desprendieron de toda contención dejando mostrar limpiamente el flujo de sus emociones y sentimientos sin nada que les retuviese en la convención social. ¿No es esa una magnífica oportunidad para que dos seres humanos conecten en sus esencias

Leer más