Sin preguntas

Virginia y su Abuela, Rafaela España

Yo solía hablarle en tono positivo, con estructuras gramaticales sencillas y me dirigía a ella como adulta, no como si fuera un bebé – cosa que me parece denigrante hacia el enfermo -. Con mi abuela era preferible evitar las preguntas porque se bloqueaba; preguntas de información o datos como “¿sabes quién soy yo?”, “¿cuántos años tienes?” o cualquier frase con entonación de pregunta como “¿tienes frío?” ó “¿qué comida te gusta más?” suponían para ella un gran reto

Leer más