Carta a mi Madre

Marisol y su madre Rosa España

Te has alejado del pasado y quizás no sepas más del futuro, pero para mí estás en el presente.
Sigo sintiendo tu ternura de madre con la certeza de que es más intensa que antes. Me sigues dando pellizcos de alegrías a cambio de nada.
Tus recuerdos se van borrando y trato de rescatarlos para llevarlos a lo más profundo de mi corazón, me niego a que el tiempo sea el culpable del olvido.
Despertar contigo cada día es un regalo, ver tu sonrisa al levantar la persiana de tu habitación con tu mirada puesta en el cielo es como dar gracias por ver amanecer. Hablas de las palomas que se posan por los tejados cercanos a ti como si fuera el mejor acontecimiento del día.
Para ti no existe la rutina, no existe el daño, ni siquiera te quejas cuando sufres. Aún sintiéndote débil una fuerza de tu interior te arrastra para vivir.

Leer más