Vídeo con los Aprendizajes del Alzhéimer

En Moving Your Soul hemos estado años recogiendo testimonios de grandes personas que han sabido encontrar en la enfermedad de Alzhéimer , más allá del dolor y la tristeza , un motivo de alegría , crecimiento y aprendizaje para sus vidas. Hace unas semanas decidimos hacer una nueva pregunta a través de las redes sociales: 

¿Qué has aprendido del Alzhéimer?

En este vídeo se pueden ver las respuestas tan inspiradoras que hemos recibido, seleccionadas y traducidas con toda nuestra mejor intención y gratitud. Decenas de personas de diferentes partes del mundo han compartido en pocas palabras un mensaje esperanzador acerca de la demencia o el Alzhéimer.

Gracias a todos por participar! Esperemos que disfrutes del vídeo, y si conoces a alguien que pueda apreciarlo, por favor difúndelo!!

Aprendizajes del Alzhéimer

Hace unas semanas lanzamos un nuevo proyecto desde Moving Your Soul, con la intención de recoger Aprendizajes del Alzhéimer. Aquí os compartimos los que hemos recibido hasta ahora. Os animamos, a los que aún no habéis dejado vuestro comentario, a hacerlo también, y así sumaros a este propósito de promover una nueva forma de vivir el Alzéimer.

¿Qué has aprendido tú del Alzhéimer? Haz click Aquí para participar: http://www.movingyoursoul.com/es/del-alzheimer-he-aprendido/

Para participar, haz click aquí: Aprendizajes del Alzhéimer

¿Y tú? ¿Qué has aprendido del Alzhéimer? Compártelo Aquí, dejando un Comentario o un Tweet

¿Qué has aprendido tú del Alzhéimer?

En Moving Your Soul llevamos años recogiendo testimonios de grandes personas que han sabido encontrar en el Alzhéimer, más allá del dolor y la tristeza, un motivo de alegría, crecimiento y aprendizaje para su vida. Ahora queremos invitaros a que escribáis, en unas pocas palabras, qué habéis aprendido vosotros del Alzhéimer.

Comparte tu Aprendizaje para que entre todos sumemos muchos más.

¿Qué has aprendido tú del Alzhéimer? En tu experiencia personal con la enfermedad, o como familiar o cuidador. ¡Deja tu mensaje! 

En unas semanas crearemos un Vídeo con las frases más inspiradoras.

Si quieres recibir el Vídeo en tu correo electrónico, déjanos tu e-mail y te lo haremos llegar.

¿Cómo participar? Dos formas en que puedes hacerlo:

- Deja tu comentario abajo

- Twittea tu Aprendizaje con el hashtag: #delalzheimerheaprendido

¡Gracias por participar!

El Equipo de Moving Your Soul

Un libro recomendable para vivir con el Alzhéimer

book alzheimer libro

Hay libros que cambian nuestras vidas, y hay libros que pueden ayudarnos en momentos difíciles, como cuando nos diagnostican Alzhéimer o a un ser querido. “Todavía sigo aquí” es uno de esos libros…

Escrito por el presidente y co-fundador de Hearthstone Alzheimer Care, este libro tiene muchas reflexiones inspiradoras con un punto de vista muy interesante acerca de la demencia. El doctor Zeisel habla en esta obra sobre la posibilidad y los beneficios de conectar con un paciente de Alzhéimer a través de aquellas habilidades que no disminuyen con el tiempo, como la capacidad de apreciar la música, el arte, las expresiones faciales o el tacto. Potenciando estas capacidades, es posible ofrecer a la persona una calidad de vida en conexión con los demás y el mundo.

“La persona está aquí. La persona sabe que está ahí. Está en mano de los demás recordar esto y tenerlo presente en todo momento. A medida que la enfermedad avanza, son otros los que deberán encargarse de mantener la personalidad de esa persona. Si no se tiene esto en cuenta, se contribuye directamente a aumentar su ansiedad, agitación, agresividad y apatía. El reconocimiento de la persona a través de las palabras y los gestos reduce estos síntomas.”

¿Qué libros te han ayudado o inspirado a ti? Cuéntanos sobre alguno de ellos! Deja tu comentario!

Las personas con demencia son una voz del mundo que debe ser escuchada

Estos días, tras la partida de nuestra compañera y amiga Begoña, hemos estado recordando todo los que nos aportó con su sabia presencia en el proyecto de Moving your Soul. Y parte de su legado es este artículo que hoy publicamos, y que, por alguna razón, no vio la luz en el momento en que ella lo escribió. En este artículo Begoña nos reta a mirarnos en lo más profundo de nosotros mismos, como individuos y como sistema. Nos alienta a dejarnos caminar entre luces y sombras, y todo ello, con el noble fin de hacer de este mundo un lugar más habitable y más bello. Como bella y noble eres tú, Begoña…! Es curioso que ella habla del Alzheimer como una voz que hemos de escuchar en el mundo actual, pero es la voz de Begoña la que escuchamos a través de sus palabras escritas, una voz al mismo tiempo compasiva y provocadora, como ella. Una voz que también ha de ser escuchada.

“Si en una sola gota de agua se encuentra el secreto del inmenso océano, como decía Kalhil Gibran, en una manifestación del ser humano se encuentran todas las manifestaciones posibles de la vida. Lo que sucede es que nosotros elegimos con qué identificarnos y normalmente lo hacemos eligiendo entre dos posibilidades. Aceptando una con su consiguiente valoración subjetiva. Y descartando otra, a la que también le sucede una valoración subjetiva.

Así por ejemplo diremos: ¨Yo soy un ser evolucionado, inteligente y que controla su destino¨,frente a ¨Yo no soy un ser irracional, tonto y sin control sobre mi destino¨.

Sin embargo, esto que rechazamos no desaparece sino que se instala en una parte de nuestra alma que llamamos Sombra. Y esta nos angustia mucho porque está formada por todo lo que repudiamos de esta sociedad y creemos que debe desaparecer de la realidad para que esta sea sana y perfecta. Sin darnos cuenta que esta sombra contiene todo lo que necesita el mundo para ser sano y perfecto.

La sombra se convierte en enfermedad. Cuando una enfermedad, como el Alzheimer se incrementa masivamente en una época hay un mensaje muy concreto que el sistema está desoyendo. El miedo a enfrentarnos a esa sombra nos impide avanzar y por tanto curar ‘. Y sin embargo, sólo el valor de enfrentarse a la sombra nos salvará.

El Alzheimer es la huida a otro planeta probablemente menos doloroso que éste donde impera la razón, la productividad, lo rápido, lo joven, lo controlado, lo mental, lo lógico, lo material, lo realista, etc, repudiando todos sus contrarios: lo irracional, la no productividad, lo lento, lo viejo, lo corporal, lo ilógico, lo espiritual, lo fantástico… El Alzheimer es una voz poderosa de la enfermedad que padece nuestro sistema y cada vez más temprana, más extendida y más aguda.

Moving your Soul , como Parsifal en la leyenda de Grial, se enfrenta a la sombra, al Alzheimer preguntando ¿QUÉ LE FALTA A NUESTRO SISTEMA PARA ESTAR COMPLETO? y en este viaje a la oscuridad más profunda del alma, hemos encontrado un mensaje elevado, en el que se advierte que los sistemas sanos y perfectos son los que integran la luz y la sombra para que nuestro alma siga moviéndose. Y ésta es nuestra contribución, ir por el medio de la luz y la sombra, haciéndonos eco de lo que falta para contribuir a hacer un mundo más habitable, más bello”.

Begoña Gutiérrez Ubierna.

Gracias

Desde que mi consciencia ganó cierta autonomía, he buscado el sentido a mi existencia a través de la literatura, de la música, del viaje, del contacto con la naturaleza, del conocer cosas, personas y lugares diversos y mejor cuanto más diferentes, y en el amor hacia las personas que forman mi entorno.

Buscaba en definitiva una respuesta dando por supuesto que es algo que se debe de encontrar en las orillas del camino primero, pero unos años más tarde me convencí de que no residía ahí, de que lo que da sentido a nuestra vida es el propio camino, y lo vamos encontrando conforme lo recorremos. En otras palabras, seguía sin saber dónde mirar y hasta mucho tiempo después lo andaba buscando allí donde no podía encontrarlo: fuera. Y nunca en el lugar donde reside, en nuestra esencia animal, en nuestra condición humana. Dentro.

Me he cruzado después con famosos pensadores que le han puesto palabras a este sentimiento:

”El viajero tiene que ir golpeando en una y otra puerta extraña hasta poder llegar a la suya; y ha de andar errante por todos los mundos externos para alcanzar por fin su santuario más íntimo.” – Rabindranath Tagore.

”Me han preguntado muchas veces cuál es el sentido de vivir, cuál es o por qué me elude. Yo siempre he sentido que la verdadera razón es ser feliz” – Wayne Dyer.

En el fondo siempre lo he sabido: siempre que he buscado mi camino, el sentido a por qué soy y a por qué estoy aquí yo lo mezclaba con la búsqueda de la felicidad. Sin embargo, para que esas palabras hoy tengan el sentido que para mí tienen, he tenido que dar un salto. El impulso nace de las primeras veces que escuché, hasta ese punto en el que algo cala de veras para no marcharse ya, la sabiduría que explicaba el sentido de las cosas. Día sí, día también, a través de expresiones como ”Hay que estar alegre”, y la respuesta siempre afirmativa a la pregunta: ”¿Tú eres feliz?”, conocer a Facundo y ver la sencillez con que esa sabiduría formaba parte de su cotidianidad me ayudó a hacerme consciente de ello, a cambiar la perspectiva desde la que mirar, y una herramienta para materializar una manera diferente de encarar el futuro.

Este texto no pretende explicar el cómo es conectar con alguien con demencia; es sencillamente compartir cómo fue para mí conectar con él. Para ello tuve que asomarme por la ventana de alguien que vive tan intensamente su presente, que a menudo suponía regresar de las antípodas donde me habían llevado mi cadena de pensamientos. Recuerdo momentos en los que encontré un número de resistencias, número mayor o menor siempre en proporción a mis miedos, no siempre conscientes y explicables de manera inmediata.

Me sumo a quienes opinan que alguien con demencia conserva la esencia de quien es; opino también que el contacto con alguien que vive tan intensamente su presente es un privilegio de todo aquel que encuentre el espacio/tiempo para dedicarle atención, y llevarse de regalo esa sensación de paz, de bienestar, de felicidad de habernos conectado con el aquí y ahora que, sencillamente, se impregna.

Este texto forma parte de mi agradecimiento por una de las lecciones más importantes y trascendentes que he recibido. A alguien a quien nunca conocí sin síntomas avanzados de demencia.

Juan Cruz, Madrid.

No estamos deprimidos, estamos distraídos

Hay un discurso muy inspirador de Facundo Cabral que hace reflexionar sobre la importancia de la actitud positiva y agradecida en la vida, que puede hacer que vivamos más plenamente y soportemos mejor las dificultades, como cuando tenemos a un familiar que va perdiendo la memoria, nos hacemos mayores y vemos que nos falla la cabeza, o nos sentimos tristes porque la persona a la que queríamos ya no es como era antes… Por eso, necesitamos recordar las palabras de Cabral:

No estás deprimido, estás distraído. Distraído de la vida que te puebla, tienes corazón, cerebro, alma y espíritu…  entonces ¿cómo puedes sentirte pobre y desdichado?

No caigas en lo que cayó tu padre que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin  a los noventa, por sólo citar dos casos conocidos.”

“No encuentras la felicidad, y es tan fácil, sólo debes escuchar a tu corazón antes que intervenga tu cabeza que está condicionada por la memoria, que complica todo con cosas viejas, con órdenes del pasado, con prejuicios que enferman, que encadenan:  la cabeza que divide, es decir empobrece, la cabeza que no acepta que la vida es como es, no como debería ser.

Haz sólo lo que amas y serás feliz.”

“Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la peruggia, la baguette Francesa, los tacos Mexicanos, el vino Chileno  los mares y los ríos, el fútbol de los Brasileros y los cigarros de Chez Davidoff. Tenemos para gozar Las Mil y una Noches, La Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y la poesía de Whitman, Mahler, Brahms, Ravel, Debuzzi, Mozart, Schopain, Beethoven, Caravallo, Rembrandt, Velázquez, Cézanne, Picasso y Tamayo entre tantas maravillas.”

No estás Deprimido, estás Distraído…

Si escucharas al otro, al que llevas dentro sabrías todo, en todo encontrarías algo para ti entonces te elevarías constantemente y ya no habría confusión sino matices, y en esa serenidad no buscarías nada entonces encontrarías todo y estando en el presente dirías y harías lo que hay que decir y hacer a cada momento natural y graciosamente sin esfuerzo, lo que haría que tu relación con los demás fuera plena.

Y al crecer en el amor serías más creativo, sin límites ni condiciones.

La ignorancia nos hace sentir encerrados y mortales,  es decir que nos encerramos y nos limitamos solos.

El miedo nos distrae del amor que es sabio y valiente porque sabe que no hay ni medidas ni fin, busca adentro y desaparecerán las nubes de la periferia;  quédate quieto y en silencio para escuchar al sabio que llevas dentro.

El que tiene siglos, no años como tu cuerpo por eso está más allá de tus caprichosas medidas, de los prejuicios que provoca el miedo, hijo de tu ignorancia.

El sabio que está más allá de los efectos que crees buenos o malos, ricos o pobres, oscuridad o luz, porque está en lo esencial es decir en la mismísima causa, en lo invisible de donde surge todo.

Aquí puedes ver el vídeo completo, con todo el discurso entero “No estás deprimido, estás distraído”

Crédito de la imagen: Flickr Faungg’s Photo

-

Otros artículos relacionados:

Alzheimer y crecimiento personal

 

Jamás me había imaginado que las lecciones más importantes que iba a recibir de mi madre, me las daría sin ella saberlo, en esta etapa de su vida dominada por el Alzheimer. Seguro que ella también se sorprendería si supiera lo mucho que me sigue enseñando, desde su silla de ruedas, con la movilidad y el habla casi perdidas…

Mi madre me ha ayudado a conocerme mejor y cada día me muestra mis luces y mis sombras sin juzgarme. Me invita a sacar lo mejor de mí misma y también desafía esos hábitos de mi personalidad más limitantes. Un  ejemplo: esa costumbre mía de estar siempre haciendo algo, de mantenerme activa y productiva, impaciente, pensando siempre en lo siguiente por hacer.

Cuando estoy con ella, esto no vale.

No vale porque si quiero sentirla cerca, tengo que entrar en esta burbuja en la que habita y que se llama AHORA. Llego a la residencia, la saludo, busco su mirada, me siento a su lado… y todo se para. Incluso darle la gelatina de las seis de la tarde se convierte en un acto de presencia total. Mi madre me ha enseñado que no todo es Hacer, que el Ser y el Estar son mucho más importantes, sobre todo cuando se trata de crear cercanía e intimidad con las personas que queremos.

Y esto que me pasa a mí, este confrontar mis propios patrones de comportamiento, es lo que también veo cuando imparto talleres para familiares de enfermos de Alzheimer con el equipo de Moving your Soul. Otros padres, madres, esposos, hermanos son profesores de vida, sin saberlo, de estos familiares que los cuidan, que de una manera u otra, velan por ellos.

Uno de ellos tiene que aprender a soltar el mando, el otro a decir ¨te quiero¨, otro a cuidarse a sí mismo, o a pedir ayuda..cada uno traemos a esta enfermedad, escuela de vida,  nuestra cartilla particular, en la que aprender a escribir mejor. Para volver humildemente a  ser alumnos y aprender las lecciones que tenemos pendientes.

Por eso, una de nuestras creencias fundamentales en Moving your Soul, dice así:

Abrirnos a la demencia es abrirnos también a las enormes oportunidades de crecimiento personal y relacional que nos ofrece

Y es que nuestro enfoque parte de la disciplina del coaching, que promueve el despliegue  del potencial de cada ser humano, en busca de su plenitud y su crecimiento. Incluso en las circunstancias más adversas de la vida.

Olga Romanillos

Abrirnos al Alzheimer

Cuesta aceptar el diagnóstico, y cuesta digerir tantas emociones. Ver cómo tu ser querido va perdiendo poco a poco muchas de sus capacidades es doloroso, y saber que esa persona ahora depende y dependerá de ti para desenvolverse en su día a día supone una enorme carga emocional y de logística muy difícil de sobrellevar.

No es fácil.

Nosotros reconocemos toda la dureza de este complejo proceso. Y, al mismo tiempo, vamos un poco más allá: una vez aceptada, nosotros vemos la enfermedad del Alzheimer también como una gran oportunidad. Una ocasión única en la mano del familiar, del cuidador, para crecer como persona, para vivir de una forma más consciente y plena, crear nuevos matices en su relación con su ser querido con demencia y con los que le rodean, y en definitiva, una oportunidad de ser más feliz.

Cuando la demencia se cuela en nuestros hogares, la forma en la que habitualmente nos hemos comunicado con nuestro ser querido ya no sirve, y es entonces cuando nuevas vías de comunicación son posibles, más directas, más sencillas, y porqué no, puede que hasta más auténticas.

Aprovechemos el olvido de nuestro ser querido para olvidar nosotros también. Cuando nos atrevemos a borrar viejos rencores, cuando nos permitimos dejar de recordar las diferencias del pasado, cuando somos capaces de ver a nuestro ser querido con unas lentes nuevas y nos presentamos a nosotros mismos tal y como somos, entonces estamos creando el espacio para una comunicación mucho más profunda, más auténtica, más plena.

Abrirnos al Alzheimer es abrirnos a lo desconocido, a un guión aún por escribir, al dolor, al miedo, a nuestra propia vulnerabilidad, a lo efímero de nuestro paso por la vida. Es también abrirnos a nuevas experiencias, esas que ni siquiera soñamos, a la grandeza de nuestro ser querido que no es más que la nuestra propia.  En definitiva, es abrazar la vida misma, lo que nos ofrece, y a nuestra esencia como seres humanos únicos.

Susana García,  Moving your Soul