Secreto para Ser Feliz

Son muchos los momentos en los que me siento profundamente conectada con mi padre, y según la enfermedad avanza, nuestras formas y espacios de conexión se van adaptando sin darme cuenta. Cada vez que entro por la puerta de su casa, siento el brillo en sus ojos dándome la bienvenida y su sonrisa limpia me alegra de inmediato el alma. Entonces nos sentamos juntos en el sofá, hombro con hombro, cogidos de la mano, nos vamos repartiendo besos, tan a gusto, tan tranquilos. Y me digo: “¡no se puede estar mejor!”

En ocasiones, a escondidas de mi madre, le doy unas onzas de chocolate o un trocito de bollo, él me mira infinitamente contento y yo, entonces, me derrito. Si estoy trabajando en el ordenador, viene por detrás a verme tocándome cariñosamente la cara, y me llena de besos.

Aunque la enfermedad ha hecho mella en su memoria, mi padre sigue recordando alguna de sus canciones favoritas de siempre, sobre todo las antiguas; así que como ya no nos comunicamos apenas por medio de las palabras, cuando voy a recogerle al Centro de Día, mientras vamos en el coche, cantamos juntos algunas de estas canciones (como Clavelitos o Asturias patria querida) y él lo hace a pleno pulmón.

También jugamos al globo, como si fuera el tenis. Esto no solo le encanta, sino que se le da muy bien pues por ahora mantiene intactos sus reflejos para ello. Al igual que tampoco ha perdido su gran sentido del ritmo, y pasamos buenos ratos haciendo palmas juntos o incluso coreografías sencillas de baile.

Sin duda el sentido del humor ha estado desde siempre invariablemente presente allí donde él llegaba, y precisamente es esta vía de comunicación la que a día de hoy él utiliza para seguir haciendo saber al mundo que no solo aquí sigue, sino que aún tiene mucho que decir.

Creo que como se le están olvidando las palabras, las reemplaza por besos. El alzhéimer le ha vuelto súper cariñoso.

Ahora le digo muy a menudo que le quiero, y él a mí, constantemente, y nos damos besos y abrazos. Esto no ocurría antes de la enfermedad. Aunque siempre nos hemos llevado muy bien y hemos estado muy unidos, él nunca fue tan expresivo ni con besos ni con sus palabras. Ni yo con él. El es como mi hijo, mi amigo, y mi padre a la vez pues no ha perdido su esencia y ahora más que nunca siento que mi células son las suyas.

Yo le pido consejo muchos días. Y aunque las palabras apenas le salen, siempre me responde de algún modo. Hace unos días le pregunté que cuál creía él que era el secreto para ser feliz en la vida. Me contestó lo siguiente: “pues no pensándolo, siéndolo, así, con esto” y se llevó la mano a su corazón.

A través de este viaje -tan duro a veces de sobrellevar -, siento que me he encontrado con mi a esencia, estoy conociendo lo que es el AMOR con mayúsculas. Cada vez que veo y paso tiempo con mi padre vuelvo a casa cargada de energía. Me la da él. Me ha hecho ver lo que es realmente importante, y darme cuenta del inmenso poder de la caricia y de los besos. Me he vuelto mucho más cariñosa, con todas las personas. Cada vez que me mira y me sonríe me siento la persona más feliz del mundo.

GRACIAS PAPÁ

Susana, España

4 thoughts on “Secreto para Ser Feliz

  1. Mi querida Su, siempre has sido una mujer excelente, profunda e inteligente pero estas líneas describen a una adorable y enérgica hija que se desvive por seguir disfrutando del cariño y el amor profundo de un padre sensacional. Tan sólo enviarte mi ánimo, ofrecerte mi ayuda en lo que puedas necesitar y agradecerte tu positivismo que nos sirve al resto para ver la vida desde otro prisma. Un abrazo muy fuerte para ti y otro para ese maravilloso hombre que te regala sus caricias a diario.

    • Gracias Eva y disculpa que te responda con tanto retraso (por algún motivo que desconozco tu comentario se me extravió) Me alegro de haber vuelto a reencontrarme con tus palabras.
      Creo que lo que destila el video es amor y es éste el ingrediente que atrae la luz. Aparte claro está del encanto de Facundo, mi padre.

      Muy interesante tu página web.

      Un abrazo

      Susana García