Deja que te guíen

Esta tarde he estado con mi padre en la residencia dónde está hace unos 3 meses. Tiene una demencia compatible con Alzheimer.

Ha sido una tarde especial.

La relación con mi padre siempre ha sido muy potente, e incluso hubo un periodo de desencuentro. Siempre he sabido del amor que él me tiene y del que yo le tengo.

El no estaba muy hablador y yo al principio insistía en preguntarle cosas. Pero al final me he descubierto aceptando eso, aceptando que simplemente teníamos que estar él y yo allí sentados en el jardín de la residencia, sin necesidad de hablar.

Le he cogido la mano y él me la apretaba fuerte. En otros momentos, le he acariciado el pelo. Ha habido un momento, que me ha dicho, “ven, dame un beso hijo”.

Luego le he dado la cena y he sentido una conexión muy fuerte con él, era como algo animal, un lazo con tus orígenes.

Al despedirme me ha dicho algo así como “tú has sido lo que más he querido en mi vida” y luego me ha preguntado ¿cuándo vuelves a verme?

Así que creo que lo mejor para comunicarte con ellos es dejar que sean ellos los que te guíen. Hoy mi padre no tenía muchas ganas de hablar, y al respetar eso, al simplemente estar allí con él, la conexión ha sido directa. Ha sido una conexión muy llena de amor, ha sido algo muy impactante y emocionante para mí.