Conectando a través de los sentidos

El ritmo, el sonido, las formas, los colores activan las emociones humanas. En todas las culturas, en todas las épocas, son nuestros cinco sentidos el vehículo que nos relaciona con el mundo: como receptores, interiorizándolo; y como emisores, como creadores, al materializar nuestras emociones. Sabemos, desde antes de inventarlo o aprenderlo, que el lenguaje verbal no es el único medio de comunicación, ni en ocasiones el más efectivo, ni mucho menos es siempre el más espontáneo y honesto.

 

El sentido del tacto – la caricia, el que alguien nos de la mano, el abrazo – es como aprendemos por primera vez que se nos quiere y se ha comprobado que es crítico para el desarrollo de nuestro cerebro desde la más tierna infancia. ¿Quién no se ha sentido más seguro al sentir una mano de apoyo en el hombro u otra mano llevando la suya al adentrarse en un territorio desconocido? Diferentes estudios demuestra que el contacto físico y la terapia de contacto pueden ser de gran ayuda para calmar la ansiedad de pacientes con demencia así como para reducir síntomas de comportamiento tal y como la inquietud o el deambular; y aun más importante: es y será siempre la manera más primaria de conectar con nuestros seres queridos.

 

Aquí podréis encontrar un video muy corto que enseña el impacto del contacto físico y nos Recuerda la importancia de respetar los deseos de la persona a quien tocamos: http://www.dementiacarecentral.com/video/touch

 

Dado que las personas con Alzheimer tienden a expresar aquello que sienten y piensan en el momento, pueden convertirse en “artistas espontáneos” o en “espectadores naturales de las distintas expresiones artísticas”. Cuanto más en contacto esté una persona con sus emociones, mayor será su capacidad para apreciar el arte.

 

El arte toca y estimula el cerebro de una manera más profunda y efectiva que otras actividades. La música, la pintura, la escultura, la comedia, el drama, la poesía, y tantas otras manifestaciones artísticas son capaces de conectar distintas partes del cerebro donde se alojan recuerdos y capacidades. La música, por ejemplo, conecta áreas de este órgano donde se encuentran almacenadas las percepciones, el conocimiento y los sentimientos.

 

Mediante investigación y observación directa, la fundación norteamericana ARTZ – Artists for Alzheimer’s – ha concluido que estar en contacto con el arte puede reducir significativamente ciertos síntomas psico-comportamentales asociados a menudo a la enfermedad de alzheimer.

En palabras del Dr. Oliver Sacks:

“En el hospital donde yo trabajo así como en numerosas residencias para ancianos, se hallan muchas personas afectadas por el Alzheimer o por algún otro tipo de demencia. Algunos de ellos se encuentran confusos, otros en estado de agitación o de letargo y otros incluso han perdido la capacidad para el lenguaje. Pero todos y cada uno de ellos, sin excepción, reaccionan y responden a la música. Sobre todo a antiguas canciones que aprendieron en su día.

Estas parecen activar resortes de la memoria y de las emociones inaccesibles para ellos por otros medios. Es increíble ver a personas que habitualmente parecen estar idas o encerradas en su mundo, responder repentinamente a la terapia musical o a una conocida canción. Las áreas del cerebro que responden a la música están muy próximas a aquellas partes relacionadas con la memoria, las emociones y el estado de ánimo”

Para ver la magia de la música en pacientes con demencia sigue este link: http://www.youtube.com/watch?v=5FWn4JB2YLUç

En esta misma línea incide la doctora Carmen Antúnez Almagro, directora de la Unidad de Demencia en el hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia:

 

“Las artes, en todas y cada una de sus manifestaciones, y la gastronomía es una de ellas, están profundamente arraigadas en nuestra naturaleza. Está en nuestros genes. Desde un punto de vista científico, aseguro que todo esto está grabado en nuestro cerebro y es, por lo tanto, una extraordinaria herramienta en la terapia para la demencia, tal y como ha quedado demostrado en nuestra investigación.”

 

Por último, existe un sentido muy especial, el sentido del humor, que en las personas con demencia se mantiene intacto a pesar del avance de las dificultades en su comunicación y que por lo tanto supone un canal muy importante a tener en cuenta a la hora de comunicarnos con ellos.

 

Fuentes:

Woods DL, Craven RF, Whitney J. The effect of therapeutic touch on behavioral symptoms of persons with dementia. College of Nursing, University of Arkansas for Medical Sciences, USA.E.J Kim and MT Buschmann. The effect of expressive physical touch on patients with dementia. International Journal of Nursing Studies Volume 36, Issue 3, June 1999, Pages 235–243John Zeisel, Ph.D. I am still here, page 81
Madeline Gleeson and Fiona Timmins Touch a Fundamental Aspect of Communication with Older People Experiencing Dementia. Nursing Older People Vol16 no2 Pages 18-21http://www.artistsforalzheimers.org/scientists
http://alzheimersweekly.com/content/alzheimers-power-music OLIVER SACKS
Dr. Oliver Sacks, Professor of Neurology & Psychiatry, Columbia University
Transcription of Oliver Sacks – Musicophilia – Alzheimer’s/The Power of Music
Carmen Antúnez Almagro, Directress of the Dementia Unit at the University Hospital “Virgen de la Arrixaca”, Murcia
(Cohen & Eisdorfer 1986, 22) (Bowlby 1993, 43)
(Green 1991) (Bowlby 1993 47)
Juan Cruz Palacios, guitarrista y filólogo.